LA INFLUENCIA DE LA ALIMENTACIÓN EN LAS EMOCIONES

Empiezo el año hablando de la influencia que tienen ciertos alimentos en nuestras emociones.alimento y emocion La calidad de nuestros pensamientos también viene dada por ciertas cosas que consumimos, o más bien favorecida, a parte obvio de lo que vivimos en nuestro día a día, de nuestras creencias y valores. Sustancias como el alcohol o las drogas, nos hacen ver claramente cómo pueden cambiar el carácter de cualquier persona, pero ¿y los alimentos ricos en azúcares? ¿o los productos refinados? El alcohol en exceso, está mal visto, las drogas más todavía, pero y estos alimentos, ¿que pasa con ellos? Pasa que los tenemos instaurados en nuestro día a día y sin darnos cuenta manejan muchas de nuestras emociones. Son alimentos que nos dispersan, nos evaden y que no nos ayudan a enfocarnos ni a ser ordenados. Algunos de estos alimentos son:

  • Azúcar blanco, sacarina, azúcares artificiales, chocolate, helados, bebidas gaseosas azucaradas, pastelería, horneados rápidos, cereales refinados, panes, harinas… etc. Y otros productos con energías extremas de los que iremos hablando.

Verás que este tipo de alimento es añadido en nuestro día día con una muy fácil accesibilidad y porqué no decirlo, sabor. A lo mejor los compras o consumes porque te da un bajón o algo por el estilo. O si te fijas, son cosas que si nuestros hijos tienen el placer de degustar, te las pedirán sin tener freno. Todo esto modifica el comportamiento. A lo mejor has tenido la experiencia de ver algún efecto de la coca-cola en algún niño, o a lo mejor la experimentas en ti. Y al cabo de tiempo estas cosas son las que aparecen:

  • Estrés
  • Con nuestros hijos nada es fácil.
  • Nos enfadamos con facilidad.
  • No conseguimos llevar las cosas como queremos (resultado del estrés y la falta de descanso).
  • Nos sentimos nerviosas.
  • Descansamos mal (por el exceso de azúcares).
  • Nos duele todo (por la tensión acumulada)… y un largo etc.

Mi propuesta:

  • Date cuenta que alimentos usas para desahogarte (si los utilizas), apúntalos, y verás lo que puedes cambiar en base a esta observación.
  • Observa que cosas piden tus hijos con más insistencia y si es posible cambiarlas por algo más saludable (en el caso de que tengan fácil acceso a este tipo de azúcares, o porque les ofrezcan en la familia).
  • Cambia los azucares refinados, por endulzantes naturales, consumelos con moderación.
  • Cambia al mundo integral e intenta hacer tu bollería casera lo más sana posible.

Seguro que teniendo una alimentación más equilibrada consigues un estado de ánimo más regular para ti y tus hijos. Cómo dije al principio del post, no es lo único que lo controla pero si influye. Yo he sido una fanática del chocolate. Y no es que no me guste ahora. Pero ya no tengo el apego aquel que “me obligaba” a comer ese trozo porque sino hasta me ponía de mala leche. ¿Y que me ayudó a ver el cambio? Mi hijo, viendo las costumbres y los efectos que estaba adquiriendo yo (por el trabajo, por los quehaceres, etc) decidí que esa no era la forma en la que quería seguir y cómo herramientas no me faltan pues me puse a ello. Y no porque yo tenga la panacea de las informaciones, sino porque tomé una decisión.

Recuerdo cuando recién llegamos a casa del hospital, recién parida, y decidí abrir mi caja de bombones que me habían regalado. Y yo sentada en el sofá, dando teta todo el día, comía sin ningún tipo de miramiento. Mi hijo estaba irritable y yo no entendía por qué. Mi pareja me dijo, ¿no será por el chocolate? y pensé… ¿¿puede ser?? bueno pues claro que puede :D, dejé de tomar chocolate durante el primer año y te puedo asegurar el cambio que vi enseguida en la irritabilidad que tenía mi pequeño… ahí comprobé realmente el efecto del azúcar de este tipo, en él y en mi.

Antes de tener a mi hijo no me preocupaba en exceso si consumía mas o menos azúcar, tampoco conocía sus efectos como los conozco hoy, y decidí llevar una alimentación consciente y controlada por mi, no que la alimentación nos controle a nosotros. Y esto lo veo en estas fechas que a tanta gente le da por aprovechar todo lo que no puede hacer durante el año, y no se trata de aprovechar esos momentos si no de disfrutar cuando lleguen y tener el freno natural de las cosas. Si has tenido algún tipo de adicción alimenticia te darás cuenta de lo fácil que es volver a lo que te hace sentir bien, bueno pues doy fe de que si aprendes a llevar tu alimentación, todo es más fácil, no te controla y además tus emociones están más equilibradas, y los que se benefician directamente son nuestros pequeños. Nosotras, madres que trabajamos fuera de casa o no, que tenemos millones de cosas que hacer, necesitamos llevar ese día a día con ligereza, energía y felicidad, y no tener a un pequeño tirando de nuestra camiseta rogando un trocito más de lo que sea 😉 O esperar a que llegue ese momento nocturno o de siesta para poder deleitarnos con esa galleta tan buena con trocitos de chocolate 😀 Cómo ves, no es algo que sea desconocido para mi. Te animo a que te observes y observes tu familia, que lo anotes y que si quieres compartas conmigo tus nuevos objetivos saludables para este año que empieza lleno de oportunidades nuevas.

(fuente: www.sinfonianatural.com)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s