Cuando los niños no quieren ver ni en pintura las frutas y verduras…

frutas

Comienza nuestra desesperación. Y ¿qué podemos hacer? Te dejo unas pautas sencillas, ya que estamos en la época ideal para aficionar a nuestros hijos -y de paso aficionarnos nosotros- a una alimentación saludable, que es aquella que incluye una gran cantidad de frutas y verduras crudas, y pocos alimentos procesados, azúcares y harinas refinadas.

Tengamos en cuenta que nuestra biología es la misma que la de los hombres que habitaban la Tierra hace miles de años, y que sólo en los últimos cien años hemos empezado a consumir bollería industrial y bebidas azucaradas. Nuestro organimo no está preparado para esto y lo que hace es acumular gran cantidad de grasas y azúcares y convertir el cuerpo en un medio ácido, caldo de cultivo de enfermedades.

  1. El ejemplo que damos es primordial para los niños. El calor invita a consumir cosas frescas y con agua, así que las frutas y verduras en sus distintas versiones son apetecibles. Eso sí, pedirle a nuestros hijos que coman fruta y que no nos vean comerla a nosotros hace que perdamos casi todas las batallas. Aprovecha para aficionarte con ellos.
  2. En nuestra casa los batidos antes de desayunar son habituales, o bien durante la merienda. También las piezas de fruta a media mañana, o como comienzo de una comida en un día de mucho calor, mientras esperan a que termine de hacerse el arroz. Estos batidos son deliciosos, y carecen del azúcar que añaden muchos fabricantes a los preparados industriales y que de nuevo llena el organimos de acidez. Os propongo que hagáis lo siguiente: en una batidora de vaso si tenéis mezclad zumo de limón, manzana, piña y fresas o cerezas y cubrid con agua, si necesitáis endulzar un poco tenéis miel, siropes diversos o estevia. Llenad un vaso para cada uno y al que le guste la canela, que se eche una pizca. Esto resucita a un muerto. Y si hace mucho calor, echad el batido en unos moldes para hacer helados o polos y ¡voilá! refrescante y saludable al mismo tiempo
  3. Probad también con ensaladas: los niños suelen gustar poco de las verduras crudas, así que usad algunos trucos decorativos y con ingredientes atractivos y el éxito está casi asegurado. Podéis usar tomate o tomatitos cherry, lechuga, zanahoria en tiras, aceitunas, algún trozo de atún… incluso alguna fruta de su gusto.

El éxito no está asegurado, pero el fracaso es insoslayable si no hacemos nada por cambiar nuestros hábitos

Que el alimento sea tu medicina, que tu medicina sea el alimento.

Hipócrates

Si te ha gustado, no olvides suscribirte a nuestra newsletter y recibe gratis el video

“Guía de alimentación y hábitos saludables”

¡CLICK EN LA MANZANA!

1464619637_Apple

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s