SALSAS: LA DELICIOSA (SALUDABLE, ¿POR QUÉ NO?) TENTACIÓN

Las salsas acompañan gran parte de nuestras comidas y merece la pena prestar atención sobre sus ingredientes, ya que pueden ser fuente de salud o de toxinas y calorías vacías.

Con la llegada del calor podemos aprovechar para ser creativos y decidirnos a poner salsas frías, salsas con frutas y verduras… sin desechar las salsas basadas en el tomate y la leche, aunque no tiene por qué ser leche de vaca ;-). Aquí van unas propuestas:

  • Salsa de tomate: es quizá una de las salsas más socorridas y que más suelen gustar a los niños. Mi recomendación particular es que evites las salsas preparadas y que sea casera,de este modo controlas la cantidad de sal y azúcar que añades y te libras de almidones y conservantes. Unos trucos: añade durante su cocinado dos o tres pizcas de orégano y úsala tanto para pasta y pizza como para guisos, realza el sabor de muchos platos
  • Salsa de yogur: suave y muy apetecible vale también para pasta, ensaladas o ensaladillas. Puedes hacerlo así: pela unos ajos, quita el germen central y machácalos con un poco de perejil fresco y una pizca de sal; ralla encima la piel del limón, exprime una mitad y rocía la majada; salpimienta, riega con aceite de oliva y remueve bien; añade yogur y sigue mezclando hasta obtenern una salsa cremosa y homgénea; pon unos trozos pequeños de jamón y a disfrutar.

ID-10047953

  • Salsas con frutos secos: una alternativa saludable y diferente. Aquí va una de nueces: trocea unas nueces envolviéndolas ya peladas en un paño de cocina y dándoles golpecitos con una maza; coloca en la batidora con un diente de ajo troceado y un poco de yogur y una cucharada de miel; bate todo hasta que quede bien mezclado y sin grumos; antes de rociar sobre la comida caliéntala un poco sinq ue llegue a hervir
  • Salsas calientes: para pescados, carnes y pasta, son bien fáciles de hacer y deliciosas y podemos prescindir de la leche de vaca y usar leches vegetales si no la tomas o si hay personas en la familia alérgicas o sensibles. Para elaborarla basta con que calientes dos cucharadas de aceite y rehogues un poco de ajo, añadiendo dos cucharadas de harina y después leche de arroz por ejemplo, a tu gusto. Remueves hasta que quede con la densidad deseada, pones un poco de perejil picado, sal y tomillo y dejas que siga a fuego lento durante dos o tres minutos más.

    Si te ha gustado, no olvides suscribirte a nuestra newsletter y recibe gratis el video

    “Guía de alimentación y hábitos saludables”

    ¡CLICK EN LA MANZANA!

    1464619637_Apple

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s