CENAS TEMPRANAS DESAYUNOS CON ÉXITO

En muchas ocasiones tenemos una serie de inconvenientes a la hora de introducir nuevas formas de hacer. Obligaciones, horarios… conejoblanco

Los horarios a los que nos vemos sometidos en muchas ocasiones dificultan la adquisición de buenos hábitos. O bueno… esto es lo que me cuentan.

Yo entiendo que es difícil cuando tienes poco tiempo, y tienes que cocinar, ir a buscar a tus hijos al cole, preparar algo que a nivel nutritivo les vaya bien y que además no les quite el hambre de las comidas principales.

Lo fácil en muchas ocasiones es pasar por la panadería antes o después del cole. O cuando por las mañanas no hemos podido ir a buscar el pan o no tenemos en casa, comprar cualquier cosa para que pasen la mañana.

Es evidente que primero tenemos que lograr una mejor organización, y luego tampoco hay que sentirse horrible cuando no hemos conseguido lo que pretendíamos. Poco a poco iremos poniendo todo en su sitio. A veces nos da tiempo y nos encaja todo de maravilla, otras ocasiones no tanto… pero eso no importa, lo que importa es nuestro querer mejorar día a día y proporcionar a nuestros hijos una nutrición sana y equilibrada.

Hablamos de los desayunos, la comida más importante del día. Bueno, una de ellas.

Para conseguir un buen desayuno, hemos de conseguir una cena temprana para que al levantarse tenga su estómago ganas de “comerse el mundo”. Este paso a veces se ve dificultado por las meriendas. Entre que salen del cole, juegan un rato, llegamos a casa… se ha hecho ya prácticamente la hora de las duchas, cenas y demás y a veces, entre juego y juego no han terminado la merienda que les habíamos preparado.

Mi propuesta bien sencilla es darle una merienda nutritiva, pero que no le llene ni le quite el apetito para la noche, por ejemplo:

  • 1 pieza de fruta.
  • Un zumo de frutas naturales.
  • Un puñadito de frutos secos.
  • Unas galletitas de arroz.
  • Una tostada con mermelada natural.

Esto son simples ejemplos de un tentempié sano a media tarde que no quitará el hambre de la cena.

Hay peques que dependiendo de su “hambre” pasan bien con un puñado de frutos secos o una pieza de fruta, o bien les apetece las dos cosas, no hace falta que sea mucha cantidad porque hay veces que un puñadito de cerezas con un par o tres de nueces es la merienda ideal para recargar pilas y seguir jugando. Dependerá del apetito de cada niño.

Así que a partir de ahora nos toca llevar en nuestro bolso o en nuestra mochila, unos tuppers con cosas bien nutritivas y sanas 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s