CÓMO PREPARAR MENÚS CUANDO NO TIENES TIEMPO

diario

Este es un clásico. La falta de tiempo. Todos tenemos las mismas 24 horas pero hay gente que tiene el don o el hábito de organizarse mejor que otras. Esto es así. Pero todo es cuestión de práctica y de aprender a hacerlo de la mejor manera para cada uno de nosotros.

Quizás conozcas personalmente a gente que va a la compra un día concreto a la semana. Que pide regularmente por internet lo que van a necesitar. Que van con su lista de la compra que tanto os animamos a utilizar para ahorrar, economizar esfuerzos y tiempo.

Vale para que, si vas con tus peques, que sepan ya a lo que van, dejando fuera de la lista cosas que no sean saludables ni para ellos ni para ti.

Incluso para negociar antes de estar en el lugar fatídico de la tentación a ojos infantiles.

Lo que está en la lista, es lo que entra en la compra y así de paso puedes evitar según qué conflictos.

Te hemos hablado de la importancia que tiene, cuando queremos hacer cambios dietéticos, preparar un menú ya sea semanal o mensual para poder anticiparte y así tener cosas adelantadas y lograr una variedad equilibrada en vuestra alimentación.

Pero a veces… ese rato que puede llegar a ser un rato largo es suprimido por “urgentes” que tenemos que atender. Como por ejemplo, que un peque se ponga malito, una lavadora extra porque esa semana ha llovido y no has podido hacer la colada, o que si trabajas fuera de casa hayas llegado tarde esa semana y necesites descansar.

Hoy quiero darte una idea fácil y sencilla que puedes hacer sobre la marcha, con algo tan sencillo como tener en la nevera un papel con un bolígrafo cerca o imantado para preparar el menú.

Es tan fácil como esto: cada vez que prepares la comida en una semana que no lo tengas previsto o que hayas hecho algún cambio por razones logísticas o porque sí, que apuntes en esa nueva hoja de menú esa opción en cuestión.

Es decir… si no me da tiempo a anticiparme al menú, a sentarme a prepararlo, lo preparo sobre la marcha.

Lo escribo mientras lo hago. Todo.

Te levantas y haces un desayuno y lo apuntas… igual para la comida, tentempiés, etc. Y así consigues tener una semana hecha sobre la marcha. Entonces para la siguiente semana si has podido preparar un menú con antelación ya tienes 2 opciones, la que tienes prevista y la que fuiste apuntando sobre la marcha. Es una forma rápida y sencilla de conseguir: tener menús siempre listos para cuando una semana no te da tiempo a sentarte coger el menú de otra semana anterior, con su lista de la compra y agilizar así la tarea.

Espero que te sirva y que si piensas que esta opción puede ayudar a más familias le des a compartir 😉


Si te ha gustado, no olvides suscribirte a nuestra newsletter y recibe gratis el video

“Guía de alimentación y hábitos saludables”

¡CLICK EN LA GUÍA!

Guía rápida de alimentación y hábitos saludables

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s